Discos que me dan vida, parte 1

Crecí bien melómana, bien musical y muchas veces escuchar música me subía el ánimo o me daba aún más ánimo para empezar, seguir o terminar el día. El hecho de que me den vida significa que me dan tanta energía que podría levantar un camión con estos discos de fondo, cuando normalmente en mi cotidiano ni siquiera soy capaz de partir un chocolate. Pensemos en que la música ha sido mi pololo más estable y el antidepresivo más efectivo y esas cosas que decía la gente en Lastfm.

No quiero que la CIA borre mi blog, así que les pido que ustedes mismos busquen en su plataforma preferida cada disco. Les dejo acá la primera parte:

The Beatles – Rubber Soul

original_450

Mi papá es fan de los Beatles. Creo que mis primeros recuerdos musicales son con los Beatles y también, por supuesto, con las canciones de la radio Aurora en los 90s mientras mi mamá hacía aseo y yo bailaba todo. Pero cuando fui más grande aprendí recién a apreciar el impacto que tuvo los Beatles en mí. Cada vez que voy a la playa con mi familia, escuchamos discos como el Rubber Soul. No sé si hay una canción con más energía para empezar un disco que “Drive my car“.

The Smiths – Meat is Murder

the_smiths_meat_is_murder_1993_retail_cd-front

Otro disco con el que (felizmente) crecí, porque mi hermano era de esos que ponía “Ask” a todo chancho en la casa. Me hacía tan feliz esa guitarrita del inicio que una vez me sumergí en The Smiths hasta llegar al Meat is Murder, que no sé si es mi favorito de The Smiths, pero cada canción me inyecta esa alegría tan desolada de The Smiths. “I want the one I can’t havees como hacer una pataleta bailando, con todo el sabor de nuestro viejito Moz.

Gamma Ray – Land of the Free

d6efef648dec4ee6871b4903e7c0bbcd

Ser metalera es la condición que más me costó aceptar de mí misma, incluso cuando lo fui sin reprimirlo en la adolescencia. Luego de eso, cuando entré a la universidad, sentí vergüenza de mi pasado y lo oculté de todas las formas que pude. Pero ser metalero es como la verdad: sale a flote inevitablemente. Este es uno de los discos que más años me ha acompañado en mi vida y la verdad es que sigo escuchándolo y encontrándolo tan bueno como las primeras veces. Para los que no conocen a Gamma Ray, es una banda de power/heavy metal alemana liderada por el ex Helloween Kai Hansen, que llegó a este mundo a ser tan bacán que llega a ser insolente. Las temáticas de Gamma Ray son distintas al resto del power metal: me paseo a las hadas y a los dragones, lo mío es la ciencia ficción y la revolución. “Man on a Mission” deja en el techo a cualquiera.

Elliott Smith – Figure 8

figure-8-52d7b5c300d79

Pero ¿Qué significa esto? Elliott Smith es como el emblema de la depresión y todos los trastornos de ánimo posibles. No obstante, creo que las canciones tristes me ponen feliz, en especial el Figure 8 completo. De acuerdo a mi criterio, Figure 8 es Elliott Smith abrazando la pena, dándole vueltas, aceptándola, diciendo chao, así nomás es la cosa. Con “Son of Sam” (un temazo que NO trata de un asesino en serie) empieza un gran disco, que es una canción con mucha energía y ritmos. El Figure 8 me recuerda cuando tengo pena que nO eStAmOs SoLoS eN eL mUnDo!!! Hay (y hubo) personas bacanes sacando a través de su trabajo todo lo que llevaban dentro. Viva la gente sensible.

Owen – At Home With

a3137103707_10

Otro disco que no es, hmmm, feliz. El líder la mítica banda emo American Football siguió componiendo y creando canciones, y sacó su proyecto solista Owen. Mike Kinsella es otro humano sensible creando para comprenderse y siendo chistoso pero a la vez gordo y penoso (si les gusta y no lo siguen en twitter se han perdido de mucho, en serio). Este disco es tan bacán, que hasta me ha quitado jaquecas y momentos de estrés. También lo he escuchado antes de tomar decisiones importantes, como levantarme o no por las mañanas. “A Bird in Hand” es una canción que habla de lo introvertido que puedes ser pese a que sientas mucho algo. No siempre hay que hablar para expresarse. No siempre la música feliz es rápida.

Kyary Pamyu Pamyu – Nanda Collection

825646432158.1200x1200-75

Volvamos a la música rápida: Kyary Pamyu Pamyu es una artista japonesa, emperadora de Harajuku, del mundo kawaii, mi mentora y mi salvadora. Seguramente muchos de ustedes vieron ese terrible video llamado PONPONPON y dijeron “ESTO ES DEMASIADO ROSADO BUAAAAAA CHAOOO”. Pero Kyary es mucho más que eso. Es mucho más que el artista como un producto comercial que no compone toda su música. El jpop es un gran género, no sólo por cómo se compone la música, sino que también por la volá del ídolo musical que no tiene la palabra tristeza en el diccionario y con un patrón estético marcadísimo. Muchas mañanas, cuando tengo muuuuucho sueño, pongo el Nanda Collection para despertar y sentirme invencible. “Invader Invader“me hace sentir que soy capaz de todo en la vida.

¡Se vienen más discos! Prometo música chilena, reggaeton, más discos tristes y unos buenos metales. Mientras tanto, dejémoslo hasta acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s