Pokémon Go, o sal de tu casa, gamer pajero

Pokémon Go me hace pensar que los asiáticos, a punta de cantidad e inteligencia, dominarán algún día el mundo. Ha dejado la cagada en todos lados, la gente corre en masa a parques para atraparlos e incluso ha habido muertos por jugar. Suena a un éxito, pese a que ahora ha bajado un poco la cantidad de jugadores, pero sigue siendo un fenómeno ¿no?

La verdad crecí en una familia humilde y católica donde, una vez perdí la cabeza con un Super Nintendo, decidieron no volver a regalarme jamás una consola y mi único acercamiento con Pokémon fue la serie, a la cual era horriblemente adicta: anotaba en una tarjeta cada pokémon que salía por capítulo, me los grababan en VHS y además me regalaron la mítica Pokedex para una preciosa Navidad. Luego, gracias a la magia de los emuladores, supe que existían los juegos, que había tormentas de arena y era imposible avanzar, y también supe que eran la mejor hueá. Porque la vida es bella, actualmente tengo una 3DS donde estoy jugando Pokémon X y el Alfa Zafiro.

Hace unas semanas leí a un zorrón gamer haciendo la pataleta más grande del año: Pokémon Go era una mierda porque no era igual a los juegos originales. El hombre, destrozado e indignado, decía lo terrible que era que no hubiese monstruos de bolsillo (¿HAY ALGO MÁS SIÚTICO QUE DECIRLES ASÍ?) del tipo hielo en la nieve entre un gran y penoso etc. No dejaré el link porque no le quiero regalar el clic a nadie, pero si googlean tal vez lo encuentren.

aki iop, empezando el juego

Pero volvamos a lo más importante: yo. ¿Qué opino entonces de Pokémon Go?

Pensemos, en primer lugar, en la pará de Niantic frente al juego. La propuesta desde el primer video promocional es que era un juego de realidad aumentada para plataformas móviles. Imaginen lo bacán: Pokémon para todos, sólo teniendo un teléfono y no una consola de 200 lucas (aunque hay celulares que valen el doble, pero la gente siempre preferirá los celulares) y no sabíamos mucho más.

Ahora, con su estreno y llegada a muchos países, sabemos que la idea es caminar, tener el GPS funcionando mientras la aplicación detecta la cantidad de kilómetros que llevas, donde recoges cosas en lugares físicos a los que tienes que ir y donde se ha baneado a la gente que engaña a la app con emuladores. Es una idea, por decirlo suave, revolucionaria, que me impacta cada vez que lo noto: nunca había visto a tanta gente metida en un parque sólo para atrapar a un pokémon.

Mi opinión sobre el juego, entonces, pensando también en el gamer promedio y en los reclamos que leído es la siguiente: Pokémon Go no está hecho para el gamer pajero que quiere sacar todo jugando tres días seguidos sin parar. Vayamos por detalle:

Entrenamiento por pokémon y evoluciones

IMG_0535

En los juegos originales (los de las consolas que no todo el mundo se compra) la manera de hacer subir de nivel a cada criatura es aumentando su experiencia a través de peleas con pokemones salvajes, entrenadores y gimnasios, lo cual, dependiendo de los factores (nivel de amistad, nivel de lucha, movimientos, etc) los hace evolucionar, por lo cual, puedes estar sentado en tu casa con un bowl de chatarra en la guata jugando y jurándote el hoyo, porque todo es entre el cartucho y tú.

En Pokémon Go es completamente distinto: tienes que atrapar muchos, devolverle al profesor los repetidos (así te da caramelos de vuelta) y darles caramelos y polvos estelares para que vayan subiendo sus puntos de combate y también hacerlos evolucionar.

¿Cómo puedes hacerlos subir de nivel, entonces? Atrapando más ¿Cómo puedes atrapar más? Saliendo de tu casa a atrapar más, y caminar y sacarte el bowl que tienes enterrado en la guata, hueón pajero.

Un mapa como todos los mapas: referencial.

Tuvimos que leer el triste testimonio de un jugador que se gastó más de 200 lucas en subir a la nieve a atrapar pokemones de hielo, cosa que lamentablemente no logró y es imperdonable (Hay como cuatro pokemones de tipo hielo en la primera generación además, y casi todos con Hielo como tipo secundario ¿Cómo se le ocurrió?). Como soy del gran porcentaje de personas que se gastaría todo el sueldo en “subir” a la nieve, jamás podría tener pokemones de hielo de ser esto cierto.

Saliéndome un poco del resentimiento social, iré más específico en cómo funciona el juego, a diferencia de los originales: Pokémon Go está basado, precisamente, en información sobre puntos clave de una ciudad. La idea no es que estén en su hábitat, si no que puedas atraparlos según la cantidad de kilómetros que caminas y tu nivel de entrenador. Pokémon Go pone todo el énfasis en el entrenador y no en las criaturas, y está mucho más enfocado en la captura en sí.

Estoy de acuerdo hasta cierto punto de que el mapa puede ser un adorno, pero me parece más una herramienta referencial (hola, todos los mapas son referenciales) que NO te dice exactamente dónde está el dichoso pokémon para que así camines y es también un visor útil para las pokeparadas, lo cual se parece mucho a la DexNav de Pokémon ORAS, que también es referencial hasta que estás al lado de un pokémon salvaje. Debo suponer que Pokémon Go es un juego que lleva muy poco tiempo y probablemente vaya mejorando su data sobre cada zona geográfica, pero sigo insistiendo: HAY QUE CAMINAR.

El entrenador, protagonista en todo momento

Pokémon Go es un juego que está enfocado en el entrenador, en la manera en que éste se desempeña, en cuántos pokemones atrapa y si llega a liderar un gimnasio o no (en los juegos, los líderes del gimnasio están liderados por un personaje determinado por la “PC” y son tan sólo ocho).

IMG_0533

En Pokémon Go tenemos montones de gimnasios, y la vez que traté de pelear en uno fue con un hueón nivel 30 que evidentemente estaba haciendo trampa, pero, vamos a la pelea en sí. La idea es que dejes a un pokémon cuidando tu gimnasio ante el posible desafío de otro entrenador. La idea sigue siendo el liderazgo y no cómo enfrentas la pelea. Obviamente los que hemos jugado los juegos originales sabemos que en los juegos las peleas son brígidamente emocionantes, porque hay un montón de estrategia de por medio y no sólo un Arcanine con 2820830 puntos de combate. Esto es solo ver quién lidera, casi que quién la tiene más grande, y como buena feminista (?) creo que los gimnasios deberían mejorarse un poco, pero eso implicaría una mayor complejidad a la hora de jugar y enfrentarse.

De todas formas ¿No es emocionante? Cada equipo pelea la mayor cantidad de liderazgos por gimnasio y uno también puede liderar uno.

Paciencia de chinos

Vivimos en la cultura del pajerismo. Todo lo solucionamos con el microondas, todo es llegar y comprarlo, bajarlo, jugarlo, terminarlo en horas. Agotamos las cosas y la gente cree que la gente no lee, así que hagamos algo corto para los tontitos. Niantic tiene un efecto importante: desafiar la paciencia del jugador, que poca nos queda. Hace un tiempo discutía con alguien que los juegos actuales incluso tienen tutoriales en la primera parte, mientras hace un tiempo te tiraban a los leones nomás. De cierto modo, hay juegos que destacan en gráfica pero que son horriblemente fáciles. A eso estamos acostumbrados quizás.

¿Caminar diez kilómetros por un Ekans? Sí, tolerancia a la frustración se llama y es parte de la cultura de los videojuegos ¿o no? Hay gente que le mete plata a Pokémon Go y se compra huéas, pero es sabido que meterle plata a un juego de cierto modo es hacer trampa. Igual aguante el pokerap realista, me reí demasiado viéndolo en todos los estados mentales que se les puedan ocurrir.

Lo terrible que es que Pokémon se haga mainstream

Vivimos en un mundo donde, por algún motivo estúpido pero desconocido, nos gusta sentirnos exclusivos y únicos al hablar de algo, y atacamos a quienes desconocen aquello, creyéndolos poco dignos de entrar a nuestro maravilloso mundo de huevadas de ego inventadas. Después del boom de la serie Pokémon en Latinoamérica y su posterior declive, pensemos en que el anime no es la mejor forma de interesarse en los juegos para quienes “con suerte conocen a Pikachu” (QUÉ ATROZ).

Yo creo que el mundo gamer es un mundo muy elitista, precisamente porque para jugar tienes que tener plata para una consola, para desbloquearla, para jugar hueás. En los 90s podías tener muchos vecinos con los que intercambiar juegos ¿pero qué tenían tus vecinos que los compraban? Plata. O papás muy esforzados que les compraban lo que podían.

Aquí yo, siendo regia.
Aquí yo, siendo regia.

Les puedo decir con toda confianza que los juegos de consolas portátiles son muchísimo mejores que Pokémon Go, y tal vez ésa era la idea de Nintendo: interesar a alguno que otro que no se ha atrevido (lo cual, si lo pensamos, es súper inteligente y siniestro, muy digno de asiáticos). Además, Pokémon puede ser la puerta de entrada a los RPGs más duros. Y me parece bacán que haya más gente que juegue, más gente que le gusten las cosas que me gusten a mí, porque no soy dueña de las hueás que me gustan.

¿Qué le cambiaría al juego?

Desde mi punto de vista como usuario, efectivamente a Pokémon Go le falta haaaaarto que mejorar, pese a que está logrando su objetivo de sacar a la gente a caminar y desbloquear cosas. Es una buenísima forma de meter la realidad aumentada en nuestras vidas y probablemente sea el primer paso de muchas cosas que veamos más adelante.

Por un lado, me encantaría intercambiar pokemones tal como se puede hacer en los juegos y pondría también un espacio de pelea para jugar con amigos, pero para eso efectivamente hay que mejorar el sistema de peleas, y supongo que no todos los celulares compatibles con el juego podrán soportar mejoras tan complejas. Hay gente que el juego se le pega ya con las características relativamente simples que tiene.

amiga.
amiga.

No obstante, el énfasis sigue siendo el mismo: completar la pokedex mediante el uso de algo tan básico como tus pies. Nos seguirán saliendo miles de Ekans y Ratattas si seguimos siendo unos pajeros. Para mí, Pokémon Go no es el mejor Pokémon que he jugado, pero sí tengo algo claro: marcó un evidente hito en los videojuegos y eso hay que reconocerlo. Quizás, quién sabe, la realidad aumentada sea el futuro y es bacán estarlo viviendo. Como alguien a quien le gusta jugar, no puedo desconocer y tirarle mierda a algo tan importante, pese a que mañana podrían salir mejores cosas que Pokémon Go. ¿Es lo peor de año, es lo más terrible que le ha pasado a los videojuegos? Yo creo que le estás poniendo un poquito de color.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s