El pelo rosado y Gerty: una historia de amor

Érase una vez una Gerty que odiaba el rosado. Lo odiaba mucho, con todas sus fuerzas, porque le parecía un color tonto y wekereke. Esta Gerty negaba mucho de su femineidad, o más bien intentaba demostrarle al mundo masculino que ella era capaz de torcerle el brazo al patriarcado, sin siquiera saber qué eran estos términos.

¿Cómo una persona como ésta, que odiaba todo lo girly, termina usando vestidos y faldas como si no hubiera un mañana y principalmente llega…

a esto?

Abracé el rosado hace unos hhhm ¿tres años? Y antes de que crean que soy Bernardita Bruffinelli por decirles esto, créanme que mi vida se hizo más fácil una vez me “liberé” de la negación de lo rosado/femenino/whatever y me convertí en la Gerty que soy ahora. Pero no les daré más la lata, centrémonos en lo importante.

Sí, tengo el pelo rosado. Pero me costó más que la chucha. Vamos por parte:

La decisión

Era marzo de 2017 y nuestra querida Gerty era infeliz en su trabajo, y un día, mirando Pinterest y yo qué sé, encontré algo llamado rosegold. Rosegold. Un rosado que es dorado al mismo tiempo. Guá. Quise teñírmelo.

Pero trabajaba con abogados, famosa gente aburrida, que odia a las personas como yo y les gusta mucho el acoso laboral (saludos a mi ex jefe), así que no se podía. Todos los días soñaba, como la cuncuna amarilla, ahí en medio de una rama Gerty se imaginaba rosada.

Balayage tímido

Cuando mi vida mejoró y me fui de ese vil trabajo, llegué a mi querida pega actual (*sonidos de casino*) tras lo cual se me ocurrió que era una buena idea hacer periodismo y teñirme el pelo a la vez.

A fines de julio entonces, contactamos con Manu (que actualmente me odia) para que hiciéramos el cambio debido, y por razones de tiempo/vida, realizó un balayage que mezclaba el rosegold con otros tonos de fantasía filtrados, con una tintura bella llamada Instamatic (la pueden comprar en TUA).

La idea era que con este día de demasiado esfuerzo (tengo mucho, mucho pelo) saliera un video que aún no sale porque todavía no se puede editar (Karina es un ser muy ocupado en el mundo betazetístico), pero nos divertimos mucho, comimos burger king y nos reímos.

Lo que sí, ese día comprendí que para los peluqueros es un hueveo hacerme balayage, porque mi cantidad de volumen hace que todo se demore el doble. Estuvimos más de ocho horas trabajando, y eso que decoloramos solo una vez.

Rosado 100% real no fake

Con el pasar de los días, semanas, meses, mi pelo se fue convirtiendo en cada vez más una cosa anaranjada y oxidada que se veía horrible. Traté de teñírmelo yo y los resultados fueron mediocres. Además, un nuevo sentimiento había nacido en mí: la ambición de querer aún más.

mi pelo, una semana antes del gran día.

Hice caso a mi sueño de la Gerty de marzo, y con todo el odio a los abogados, decreté que me teñiría el pelo rosado.

Tras decidirlo y pedir recomendaciones, puse en la balanza los factores precio/calidad, y llegué a la persona: Felicia Morales. Acordamos la cita, me dio los precios y un dichoso sábado me dirigí a un salón.

Fuera de un incidente (Felicia estaba jugando Pokémon Go y había olvidado nuestra cita), que para mí es chistosísimo y que habla de lo perdedora que soy, a las 5 de la tarde (después de unas seis horas de trabajo) llegamos al pelo rosado. Felicia me dio tecito y comida, para que vean que es bacán. Más encima en una taza de Kikki.K.

MIREN ESA TAZA

Decoloró solo dos veces, y ambas con olaplex (esa cosa que te cuida el pelo para que no muera al decolorarse) y luego aplicó unas súper-tinturas-bacanes que me dejaron un rosado chicle hermoso digno de mi belleza.

sí, llevé 3ds porque *CONSEJO* puede que se aburran un poquito

¿No que quería rosa pastel? Bueno… el rosa que tengo me pareció suficiente y llegar al pastel habría sido decolorar más y no estaba dispuesta. Quedé muy conforme.

Nunca me había decolorado la raíz. Fue algo muy doloroso, pero con mucha meditación y fuerza interior se puede lograr, amigos. Después de la sesión, Felicia me hizo más tintura para teñirme una vez en mi casa, lo cual me parece un trato justísimo, buena onda y precioso.

Y ahora…

Llevo un par de semanas con el pelo rosado. Se me ha ido el color (obvio) y tengo una especie de rosa/naranjo/pasteloso que me gusta caleta. Me lavo el pelo dos veces a la semana porque tengo miedo de que el color se vaya tan rápido, pero para que no crean que soy una loca cochina, el shampoo seco ha sido mi copiloto.

yo, este miércoles, rockeando duro.

Sobre el shampoo seco, actualmente estoy utilizando uno Batiste. Hay planes en Belelú (*CASHHIN*) con este tema, así que solo les diré que hay muchos mitos y mentiras sobre el shampoo seco, y amigas, no saben lo que se pierden, en especial con pelos de colores difíciles como el mío.

tkm batiste

¿Cómo vestirte si tienes el pelo rosado? Como se te dé la bendita gana. No le temo al colorblock, y ustedes tampoco deberían. El pelo es un accesorio, sí, así que igual intento andar (si ando de rosado) con una sola cosa rosada. No más. Excepto el día que me vestí de unicornio, pero eso es otra conversación.

¿Tienen alguna duda? Traté de ser lo más detallista y chistosa, como siempre. Un besito ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s