Dejé de comprar ropa en el retail y esto fue lo que pasó

¿Alguna vez se han cuestionado toda la ropa que se produce por temporada en el retail? Imagínense todo lo que la gente no compra, sumado a lo que se va a la basura (?) por estar viejo o no usarse. Ahora piensen en eso, multiplicado por todo el mundo, convirtiendo el vestir en una industria monstruosa, que no solo produce un montón de desechos, prendas de dudosa calidad, también explota y pone en riesgo la vida de miles de personas.

Bibimos en una sociedad, francamente.

yo cuando pienso en el retail

Es por eso que tomé una decisión, o tal vez la vida me llevó a ella: no comprar más en el retail (o hacerlo lo menos posible, punto que pasaré a detallar más adelante). Y obvio que eso trajo un montón de consecuencias para mi vida, y aprendí un montón. Esto fue todo lo que logré recopilar:

No necesariamente compro o gasto menos

Sabemos que con la ropa tengo un tema. Ahora, imagínenme comprando en el retail. No tendría problema en salir con un vestido o una polerita Mango, quién sabe. Pero ¿Cómo se porta esta misma persona (yo) comprando en lugares que no son el retail?

Probablemente de la misma forma.

Puede que compre muchas veces menos en el año de lo que solía hacerlo antes, pero puedo aventurarme a gastar la misma cantidad de plata pero en más o menos prendas dependiendo del caso. A lo que voy, es a que no hay necesariamente un ahorro el 100% del tiempo abandonando el retail. Pero…

Hago durar lo que tengo

View this post on Instagram

Al mal tiempo, pelo corto.

A post shared by Gerty (@gertiesme) on

Como entiendo y estoy más consciente de cómo funciona la industria, intento hacer durar lo más que puedo las cosas que me compro, para no hacer girar el engranaje tan seguido y generar menos desechos. Obvio que comprar cosas de buena calidad favorece esto, porque la ropa se pone menos motuda, no se destiñe, etc.

Hay ropa que tengo, sin bromear, hace diez años. Y está intacta, debo decir.

Boto menos ropa

Al tener ropa de hace diez años y hacerla durar lo más que puedo genero mucho menos desecho. En general, lo que hago actualmente es regalar o heredar (saludos a mi sobrina) cosas que ya no uso.

Las cosas de mala calidad, lamentablemente, tengo que botarlas. Pero hace ene no lo hago, porque ya saben que reciclar prendas es algo que suelo hacer.

Todo es más barato de lo que lo realmente te lo venden

Mi suegra trabaja en una conocida tienda del retail, y he aprendido un montón con ella, y hay algo que me impacta un montón: a veces me dice que hay cosas en bodega que están literal a mil pesos. Siempre me guarda cositas, porque me quiere mucho y yo a ella también jiji.

Gracias a eso, entendí que en la producción de una prenda se gasta una cantidad absurda de poca plata. Si algo sale mil pesos después de una temporada ¿Por qué comprarlo a 20 lucas solo por la ansiedad de no quedarse atrás en la “moda”? La tendencia es completamente pasajera, y el hecho de que esta industria genere novedad para asegurar ganancias solo nos convierte en perkines del capitalismo, como dije alguna vez.

Nadie les dice que no compren, pero ojalá lo hagan en oferta, chiquilles. O al menos eso he hecho yo.

La ropa americana no siempre es la respuesta

¿De qué vale que compres por ejemplo, ropa en el naranja azul? Convertir la ropa americana en una cadena más, donde probablemente le paguen cien pesos la hora a un trabajador, es también apoyar ese modelo del que me quiero escapar.

No obstante, tengo un pero muy grande.

Mi ética no es intachable

Pese a que ustedes crean que me juro la heroína del comercio justo, la verdad es que no. Hay cosas que no he podido dejar de comprar en tiendas grandes (como el calzado), hay marcas que aún uso y pese a que pasen por muchas manos antes, siguen formando parte de la cadena enorme de la que he estado hablando. Solo están un poco más lejos. Además, compro en AliExpress y acabo de hablar de la ropa en oferta, así que qué hueá estoy hablando.

Entonces ¿Hay realmente una manera de consumir de forma ética? No. Llegar a un consumo 100% ético, en un mundo capitalista, es imposible. Siguiente pregunta.

¿Cómo compro, entonces?

Después de leerme, pensarán que me visto solamente con sacos de papa, pero ese es otro mito sobre mí (?). Obvio que compro en la ropa americana, pero intento ir a lugares que no sean grandes cadenas. Además, hay muchas cosas que he querido (como zapatos Melissa, Dr. Martens, entre otros) que prefiero buscarlos de segunda mano, y me ha ido bien.

En Bandera todavía quedan un par así, uno que administra una abuelita es un ejemplo. No recuerdo bien dónde está, apenas averigüe puedo actualizar este post.

Otro lugar bueno de ropa americana es El Rey Vive (Av. Independencia 1085), que queda, por suerte, muy cerca de mi casa. El caballero que atiende (que para mí, es el verdadero rey) es muy simpático y siempre te invita a pasar a su boutique, que es literal la mitad de un cité lleno (lleno) de ropa. En las ferias libres siempre hay tesoros, también.

View this post on Instagram

siendo otaku (?)

A post shared by Gerty (@gertiesme) on

Por último, busco lugares donde el comercio sea lo más justo posible. Tiendas locales donde hagan ropa que me gusta. Una de mis favoritas, por ejemplo, es magiclu.cl, de la que ya tengo varias cositas hermosas, como faldas, jardineras y boinas, todas hechas a mano. También me han regalado ropa de monos shinos de lugares como Super Shonen. Y siempre que veo cosas lindas de ilustradoras o diseñadoras locales, no lo pienso dos veces.

Modificar mi propia ropa también ha servido para reciclar prendas que no quiero botar, pero ya he hablado de eso antes.

Soy más privilegiada de lo que creo

Comprar ropa de forma lo más ética posible además de ser difícil, es un privilegio. Nadie tiene el suficiente tiempo para andar de busquilla en el lugar más orgánico y vegano y bacán posible. Entiendo que la alternativa sea ir a darse una vuelta al mall después de una jornada laboral de mierda, porque quién tiene cabeza para andar metida en cajones o en cités cuando lo único que quieres un sábado es estar echada viendo algo en Netflix. El que yo tenga el tiempo (y la conciencia y los medios) de volver mi consumo un pooooco más ético es algo que no todo el mundo puede decir.

Quizás hay una cosa que les puedo aconsejar, si están en una posición similar a la mía, sea en recursos, tiempo, u otros, es que escojan sus batallas. Para alguna gente es el veganismo, por ejemplo. Volvamos el mundo un lugar más justo, de alguna forma u otra, aportando con algo pequeño que sea.

Finalmente: no me morí

View this post on Instagram

El póster oficial del anime que protagonizo

A post shared by Gerty (@gertiesme) on

En un momento creí que dejar de ir al mall sería más difícil (?) o que dejar de comprar en el retail iba a significar una pérdida de tiempo o algo muy frustrante, pero la verdad es que no. Sigo siendo la misma, incluso más tranquila con mis decisiones respecto a un tema que me gusta y me importa tanto.

Nadie se muere intentando volver el mundo un lugar mejor. 🙂


2 respuestas a “Dejé de comprar ropa en el retail y esto fue lo que pasó

  1. Amo tus post, lo que me encanta es que sistematizas una práctica tan inserta en las clases medias-bajas que es comprar en las ferias libres. Clari que la dirás de contenido.
    Además que tus outfit, 10/10 francamente.
    Te quiero bb.

    Me gusta

Responder a Shamito Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s